Share It

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Cuidado con los "llamadores de ángeles!

Hermanos paz y bien, les queremos alertar sobre unos nuevos "amuletos" que estan vendiendo para Navidad los adeptos a la nueva era y la angelología, los llamados "llamadores de ángeles", consiste en una cadena para colgarse al cuelo con una esfera de metal como colgante, esta esfera es hueca y dentro tiene una piedra en forma de esfera tambien color rojo o negro, esta "cajita" se abrem y supuestamente la piedra de dentro se "activa" para poder llamar al "Angel de la Guarda".

 

La explicación literal que ofrecen los vndedores a la gentye sobre esto es la siguiente:

"Son unos "artefactos" que nos sirven en la comunicación con nuestro Angel  Guardián, todos debemos tener uno (??). Loa Ángeles sn mensajeros de luz y nuestros aliados, pueden ser solo percibidos por la naturaleza del alma.Nos ayudan a combatir el mal, el miedo y la soledad. Cada uno de nuestros "llamadores" está confeccionado en cobre platinado, e como sabemos es un fabuloso conductor de energía. Dentro de cada esfera se encuentra el emisor del cristalino sonido que logra invocar a nuestro ángel.

Como todos sabemos el llamado a tu Ángel es un acto de fe y confianza dicho esto guárdal de nuevo en su esfera calada y está listo para acompañarte"
 


La forma de activar el llamador es muy sencilla, solo deberás sacar el emisor de la esfera calada, colocarlo bajo el chorro de agua, y sosteniéndolo con tu mano derecha decir la frase " llamador de ángel, trabaja para mi yo superior (???) y para comunicarme con mi ángel guardián

En primer lugar los ángeles no "nos sirven para combatir el mal el miedo y la soledad, el Catecismo de la Iglesia Catolica nos habla de los Ángeles de la siguiente manera:

La existencia de los ángeles, verdad de fe
328 La existencia de seres espirituales, no corporales, que la sagrada Escritura llama habitualmente ángeles, es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición.
Quiénes son los ángeles
329 San Agustín dice respecto a ellos: Angelus officii nomen est, non naturae. Quaeris nomen huius naturae, spiritus est; quaeris officium, angelus est: ex eo quod est, spiritus est, ex eo quod agit, angelus ("El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel") (Enarratio in Psalmum, 103, 1, 15). Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan "constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt 18, 10), son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" (Sal 103, 20).
330 En tanto que criaturas puramente espirituales, tienen inteligencia y voluntad: son criaturas personales (cf Pío XII, enc. Humani generis: DS 3891) e inmortales (cf Lc 20, 36). Superan en perfección a todas las criaturas visibles. El resplandor de su gloria da testimonio de ello (cf Dn 10, 9-12).
Cristo "con todos sus ángeles"
331 Cristo es el centro del mundo de los ángeles. Los ángeles le pertenecen: "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles..." (Mt 25, 31). Le pertenecen porque fueron creados por y para Él: "Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por Él y para Él" (Col 1, 16). Le pertenecen más aún porque los ha hecho mensajeros de su designio de salvación: "¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?" (Hb 1, 14).
332 Desde la creación (cf Jb 38, 7, donde los ángeles son llamados "hijos de Dios") y a lo largo de toda la historia de la salvación, los encontramos, anunciando de lejos o de cerca, esa salvación y sirviendo al designio divino de su realización: cierran el paraíso terrenal (cf Gn 3, 24), protegen a Lot (cf Gn 19), salvan a Agar y a su hijo (cf Gn 21, 17), detienen la mano de Abraham (cf Gn 22, 11), la ley es comunicada por su ministerio (cf Hch 7,53), conducen el pueblo de Dios (cf Ex 23, 20-23), anuncian nacimientos (cf Jc 13) y vocaciones (cf Jc 6, 11-24; Is 6, 6), asisten a los profetas (cf 1 R 19, 5), por no citar más que algunos ejemplos. Finalmente, el ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor y el del mismo Jesús (cf Lc 1, 11.26).
333 De la Encarnación a la Ascensión, la vida del Verbo encarnado está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles. Cuando Dios introduce «a su Primogénito en el mundo, dice: "adórenle todos los ángeles de Dios"» (Hb 1, 6). Su cántico de alabanza en el nacimiento de Cristo no ha cesado de resonar en la alabanza de la Iglesia: "Gloria a Dios..." (Lc 2, 14). Protegen la infancia de Jesús (cf Mt 1, 20; 2, 13.19), le sirven en el desierto (cf Mc 1, 12; Mt 4, 11), lo reconfortan en la agonía (cf Lc 22, 43), cuando Él habría podido ser salvado por ellos de la mano de sus enemigos (cf Mt 26, 53) como en otro tiempo Israel (cf 2 M 10, 29-30; 11,8). Son también los ángeles quienes "evangelizan" (Lc 2, 10) anunciando la Buena Nueva de la Encarnación (cf Lc 2, 8-14), y de la Resurrección (cf Mc 16, 5-7) de Cristo. Con ocasión de la segunda venida de Cristo, anunciada por los ángeles (cf Hb 1, 10-11), éstos estarán presentes al servicio del juicio del Señor (cf Mt 13, 41; 25, 31 ; Lc 12, 8-9).
Los ángeles en la vida de la Iglesia
334 De aquí que toda la vida de la Iglesia se beneficie de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles (cf Hch 5, 18-20; 8, 26-29; 10, 3-8; 12, 6-11; 27, 23-25).
335 En su liturgia, la Iglesia se une a los ángeles para adorar al Dios tres veces santo (cf Misal Romano, "Sanctus"); invoca su asistencia (así en el «Supplices te rogamus...» [«Te pedimos humildemente...»] del Canon romano o el «In Paradisum deducant te angeli...» [«Al Paraíso te lleven los ángeles...»] de la liturgia de difuntos, o también en el "himno querúbico" de la liturgia bizantina) y celebra más particularmente la memoria de ciertos ángeles (san Miguel, san Gabriel, san Rafael, los ángeles custodios).
336 Desde su comienzo (cf Mt 18, 10) hasta la muerte (cf Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34, 8; 91, 10-13) y de su intercesión (cf Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12). "Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida" (San Basilio Magno, Adversus Eunomium, 3, 1: PG 29, 656B). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.

 Por lo tanto los Ángeles de DIOS solo obedecen al Señor y a nadie más y su trabajo verdadero es, si, protegernos pero SIEMPRE Y SIEMPRE INTERCEDER PARA LLEVARNOS A UNA VIDA DE GRACIA Y COMUNION CON DIOS, jamás trabajan para ningun "yo superior" pues ese no existe, recordemos que la Nueva Era sostiene la herejía de que todos somos dios, y todos tenemos un "Cristo interno que hay que despertar, o un Yo superior" no siendo necesario recordar que la tentación hecha por el demonio a nuestros primeros padres fué precisamente esa, .«Seréis como dioses» (Gen 3,5) y este fue el argumento decisivo que utilizó el demonio para que el primer hombre cayera en la tentación.

Y lo sigue utilizando con sensacionales resultados, ya que todas las personas que entran a alguna corriente nuevaeriana, llámese esto de los ángeles, Kábbalah, yoga u orientalismos etc, nos manejan esta ideología falsa disfrazada de nombres bonitos y de "superación personal y abundancia", recordemos hermanos que el demonio se disfraza de ángel de luz para engañar y sus demonios hacen l mismo, que es lo que pasa si yo tomo mi esferita y hago esta invocación? corro el enorme riesgo de invocar un ANGEL CAIDO disfrazado de mi ángel de la guarda.

Qué es un ángel caído? Nos dice el Catecismo de la Iglesia Catolica:

391 Detrás de la elección desobediente de nuestros primeros padres se halla una voz seductora, opuesta a Dios (cf. Gn 3,1-5) que, por envidia, los hace caer en la muerte (cf. Sb 2,24). La Escritura y la Tradición de la Iglesia ven en este ser un ángel caído, llamado Satán o diablo (cf. Jn 8,44; Ap 12,9). La Iglesia enseña que primero fue un ángel bueno, creado por Dios. Diabolus enim et alii daemones a Deo quidem natura creati sunt boni, sed ipsi per se facti sunt mali ("El diablo y los otros demonios fueron creados por Dios con una naturaleza buena, pero ellos se hicieron a sí mismos malos") (Concilio de Letrán IV, año 1215: DS, 800).
392 La Escritura habla de un pecado de estos ángeles (2 P 2,4). Esta "caída" consiste en la elección libre de estos espíritus creados que rechazaron radical e irrevocablemente a Dios y su Reino. Encontramos un reflejo de esta rebelión en las palabras del tentador a nuestros primeros padres: "Seréis como dioses" (Gn 3,5). El diablo es "pecador desde el principio" (1 Jn 3,8), "padre de la mentira" (Jn 8,44).
393 Es el carácter irrevocable de su elección, y no un defecto de la infinita misericordia divina lo que hace que el pecado de los ángeles no pueda ser perdonado. "No hay arrepentimiento para ellos después de la caída, como no hay arrepentimiento para los hombres después de la muerte" (San Juan Damasceno, De fide orthodoxa, 2,4: PG 94, 877C).
394 La Escritura atestigua la influencia nefasta de aquel a quien Jesús llama "homicida desde el principio" (Jn 8,44) y que incluso intentó apartarlo de la misión recibida del Padre (cf. Mt 4,1-11). "El Hijo de Dios se manifestó para deshacer las obras del diablo" (1 Jn 3,8). La más grave en consecuencias de estas obras ha sido la seducción mentirosa que ha inducido al hombre a desobedecer a Dios.
395 Sin embargo, el poder de Satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños —de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física—en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo. El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero "nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman" (Rm 8,28).

Así hermanos es importante no invocar a demonios, y cómo puedo invocar a mi ángel de la guarda?


- La tradición cristiana nos invita a tratar y a acudir a nuestro Ángel Custodio.
- ¿ Cómo has de tratar a tu Ángel Custodio ?

a) Con naturalidad, con confianza como a un amigo.
b)Con respeto porque es un ser superior a ti y porque está en presencia de Dios viéndole
cara a cara.
c) Con cariño
d) Con agradecimiento por el amor con que realiza la misión de cuidarte que Dios le ha dado.
e) El ángel custodio no puede leer el interior de tu conciencia (como lo hace Dios), por eso
es necesario que le hables mentalmente para que te entienda.

ORACIÓN AL ÁNGEL CUSTODIO

- Existen dos oraciones breves que sirven desde que somos niños y que continúan haciéndonos bien cuando ha pasado ya buena parte de la vida y seguimos teniendo la misma necesidad de protección y amparo:
ANGELITO DE MI GUARDA
MI DULCE COMPAÑÍA
NO ME DESAMPARES NI DE NOCHE NI DE DIA, HASTA DEJARME EN LOS BRAZOS DE JESÚS Y DE MARIA.
ÁNGEL DEL SEÑOR,
QUE ERES MI CUSTODIO,
PUESTO QUE LA DIVINA PROVIDENCIA ME ENCOMENDÓ A TI,
ILUMÍNAME, GUÁRDAME, RÍGEME Y GOBIÉRNAME EN ESTE DIA. 

Como vemos, no necesitamos ningun "artefacto" para invocar a nuestro ángel, sino solo oración, amor a Dios y fe en que el ángel nos cuidará e intercederá para llevarnos a Dios y enseñarnos a tener una vida de gracia siempre de acuerdo a la Volutad de Dios Y NO A LA DEL HOMBRE. Paz y bien



3 comentarios:

  1. Hola, tengo una duda, xq son entonces los llama ángeles un artefacto con el que debe uno tener cuidado, no me queda muy claro, es x el hecho de pertenecer a la corriente del new age? o por traer algo dañino?

    ResponderEliminar
  2. Hola hermana, el
    Peligro de estos "adornos" esotericos radica precisamente en el daño a nivel
    Espiritual que provocan ya que bueno obviamente no estaras llamando angeles de Dios sino angeles caídos, osea demonios y eso nunca es bueno, en efecto, todo lo perteneciente a la corriente de la nueva era es peligroso porque pone en riesgo la salvacion dd tu alma

    ResponderEliminar
  3. Y el alma es finalmente lo unico realmente valioso y eterno que tenemos... Paz y bien

    ResponderEliminar