sábado, 27 de octubre de 2012

Falsa vidente Julia Kim, Naju, korea

 

Una presunta vidente surcoreana dice recibir mensajes divinos. Tras reiterados avisos para que depongan su actitud, la Iglesia coreana ha excomulgado a una mujer que afirma recibir mensajes divinos acompañados de fenómenos como estigmas y curaciones milagrosas. ¿Por qué han rechazado las autoridades eclesiásticas la naturaleza divina de los sucesos? La sombra del fraude planea sobre el caso.

La preciosa localidad de Naju, situada en la parte meridional de Corea del Sur, exhibe la mayor constelación de presuntos milagros de toda la historia de la Iglesia católica. El marketing religioso de Julia Yun y su entorno, acompañado del poder que da el dinero acumulado, ha ido minando lo que en un principio parecía un auténtico mensaje divino. Es esta una historia apasionante en cuya narración ha resultado inestimable la ayuda de nuestro contacto coreano, el padre ChongChechon, quien nos ha suministrado información puntual, fiable y de primera mano. Pero empecemos por el final.
Estatua de la Virgen llorando lágrimas de sangre. Milagro o fraude en Naju?
Excomunión y ¿cisma?

Después de muchos años de paciente estudio y de no menos paciente diálogo con Julia Yun y su esposo, Julio Kim, las autoridades eclesiásticas han disipado las incertidumbres que revoloteaban en torno a los asombrosos fenómenos paranormales religiosos supuestamente acontecidos en la diócesis de Kwangju. Su arzobispo, Choi Chang-Mou, ha cerrado el caso con un decreto de excomunión automática firmado el pasado 21 de enero. Después de señalar que quienes creen en los sucesos relacionados con Julia no tienen la intención de permanecer unidos y en armonía con la Iglesia católica, considera que han hecho caso omiso a sus advertencias y, frente al empecinamiento de Julia en que los mensajes que transmite constituyen una revelación privada apoyada por verdaderos milagros, lanza la frase:
“Declaro que los clérigos, religiosos o laicos que presiden o asisten a la celebración de los sacramentos o sacramentales en cualquier capilla o en la colina de Nuestra Señora de Naju incurren en excomunión latae sententiae”.

El decreto concluye con una frase que muestra la preocupación del arzobispo ante la posibilidad de que el movimiento acabe en cisma: “Ruego a Dios que Julia y sus seguidores puedan reconocer sus errores lo antes posible y que a través del sacramento de la reconciliación vuelvan a la Iglesia católica”. El pulso comenzó con una declaración efectuada por el arzobispo Victorino K. Youn el 1 de enero de 1998 en la que exponía que, después de que la Diócesis llevara estudiando meticulosamente los fenómenos desde 1994 a través de una comisión de expertos, había llegado a la conclusión de que no había evidencia de que se tratara de revelaciones ni de que los presuntos milagros fueran “verdaderamente sobrenaturales”. “Puede decirse que muestran algún poder preternatural”, añadía.

A finales de mayo de 2001 llegó una nueva advertencia a través de una carta pastoral que insistía en que aceptaran la guía de la Iglesia “con espíritu de
obediencia al Magisterio” y prohibía expresamente cualquier publicación, vídeo, etc. que promoviera el “asunto Naju”. Con la Admonición para Julia Yun y los asuntos relacionados con ella, de 5 de mayo de 2005, el arzobispo recordó en un tono comprensivo a Julia y a su marido que no debían organizar actos litúrgicos ni permitir el culto. El 19 de noviembre de 2007 dio un nuevo paso de buena voluntad con la
Posición de la Archidiócesis, en la que formuló un ultimátum reprochando a Julia sus maniobras de manipulación de la buena fe de sacerdotes e incluso de la Santa Sede y urgiéndola a regresar a la buena práctica de fe en comunión con la Iglesia. El pasado 18 de enero intervino en apoyo de Youn el Arzobispado de Daegu con una
Carta Episcopal en la que recordaba a Julia y a su marido que, a pesar de las frecuentes admoniciones, “las ofrendas y donaciones” habían “aumentado tanto” que Julia y sus seguidores habían “podido extender su poder”. Asimismo, declaraba que el documental Julia Kim in Naju, emitido por televisión en noviembre de 2007, representaba la posición oficial de la Iglesia coreana y que esta “combatiría más activamente todavía el problema de Julia Kim”. Como hemos visto, esta postura cristalizó poco después en el decreto de excomunión. ¿Regresarán Julia y sus seguidores al redil de la Iglesia o están preparando un cisma?

Milagro o miráculo
Puede que los primeros fenómenos de Naju –los relacionados con la estatua de la Virgen y con las comuniones de Julia– fueran milagrosos, que no constituyeran fraudes montados por Julia y su marido. Podrían haber empezado como obra de Dios y haberse convertido en un negocio de los hombres. Pero para analizar este asunto es preciso distinguir entre fraude, milagro y miráculo. Un fraude es una superchería, un suceso engañoso obra de un emabucador. Por el contrario, un milagro es un hecho real que, además de resultar asombroso y causar estupor porque aparentemente quebranta las leyes de la Naturaleza conocidas en el momento histórico en el que se produce, proviene de Dios. Si no se da esta última circunstancia, será todo lo maravilloso que se quiera, pero se queda en un simple miráculo. Por ello, los fenómenos paranormales religiosos que no cuenten con la aprobación de la autoridad religiosa pertinente nunca serán reconocidos como milagros (aunque a lo mejor sí lo sean). La autoridad religiosa –en este caso, el arzobispo de Naju– ha declarado que ninguno de los fenómenos de Naju debe ser reconocido como milagro, de modo que o son fraudes o son fenómenos preternaturales, o sea, miráculos explicables por causas distintas a Dios. Invito al lector a recorrer estos presuntos milagros.

Lágrimas de sangre

Las autoridades eclesiásticas podrían haber otorgado un carácter milagroso a los sucesos de Naju si Julia y su entorno no lo hubieran malogrado rebelándose contra la Iglesia de Corea y el Vaticano. Desde el 30 de junio de 1985 hasta el 14 de enero de 1992 se produjeron 700 presuntas lacrimaciones de la estatua de la Virgen en Naju. Pero estas cesaban siempre que la imagen era colocada en un lugar donde podía ser vigilada: por ejemplo, el domicilio del párroco de la zona, que la tuvo cien días en su poder. Sin embargo, las lágrimas brotaron de nuevo supuestamente en cuanto fue devuelta a casa de Julia. Asimismo, el fotógrafo que estuvo fotografiándola asegura que nunca estuvo presente cuando empezaban a manar las lágrimas, sino que siempre le llamaban cuando la sangre manchaba ya el rostro de la estatua... A pesar de esto, también hay testimonios fiables de personas que afirman haber visto brotar las lágrimas de sangre, entre ellos el de Daniel Chi,
obispo de Wonju. Lo mismo puede decirse de la presunta exudación de aceite aromático. El episodio ocurrió en noviembre de 1992 y se repitió a lo largo de 700 días consecutivos. La estatua estaba en su hornacina de la capilla a la vista de todos. Respecto a los presuntos milagros eucarísticos, difícilmente puede asegurarse que constituyan un fraude. Aparentemente, al depositarse en la lengua de Julia, la sagrada forma se convierte en un bulto sanguinolento y a veces adopta la forma de un corazón. Así sucedió incluso durante una misa oficiada por el papa
Juan Pablo II. Por su parte, el padre Marcial pudo contemplar varias hostias sangrantes en el fondo de un copón. Y volvió a ocurrir durante una misa celebrada el 17 de septiembre de 1996 en Sibu (Malasia) por el obispo Dominic Su, quien dejó constancia por escrito en una carta enviada al pro-nuncio apostólico en Corea en la que consideraba que se trataba de un milagro.

Hechos perturbadores

Resulta chocante que la razón que alega el arzobispo para no reconocer estos sucesos como milagrosos no es que sean un fraude, sino que el hecho de que desaparezcan las especies sacramentales “es un fenómeno contrario a la doctrina de la Iglesia (...) y perturba la fe de los creyentes en la Eucaristía”. Frente a sus observaciones está el hecho de que en Lanciano, la localidad italiana que fue escenario del más antiguo y espectacular milagro eucarístico, la ciencia ha comprobado experimentalmente, a pesar de los casi trece siglos transcurridos, que la hostia consagrada se convirtió en un corazón humano incorruptible y el vino en unos grumos de sangre humana fresca. Este fenómeno ha sido aprobado como milagro por el obispo del lugar y la Iglesia ha permitido su culto. Otro tanto puede decirse de otros milagros eucarísticos, como el protagonizado por el padre Cabañuelas en el monasterio de Guadalupe (Cáceres), consistente en que en el momento de la consagración el sacerdote y los circunstantes vieron desaparecer la hostia, que reapareció en el cáliz goteando sangre. Asimismo, el monasterio de El Escorial (Madrid) conserva manchadas de sangre seis hostias consagradas que habían sido perforadas por los clavos de las botas de un soldado sacrílego. Otros lugares en los que se veneran milagros eucarísticos son Bolsena/Orvieto (Italia) y Daroca (Zaragoza). La diferencia entre los milagros eucarísticos aceptados y los fenómenos protagonizados por Julia es que la sagrada forma –la oblea de trigo– se conserva cuando aparece la presunta sangre de Jesucristo, cosa que no sucede en el segundo caso: la hostia desaparece. Los partidarios de la supuesta vidente coreana alegan que el 23 de junio de 1993 apareció en su capilla ante la estatua de la Virgen una hostia presuntamente consagrada que presentaba un relieve en forma de cruz y cinco heridas sanguinolentas que se correspondían con las heridas que sufrió Jesús durante la Pasión. Sin embargo, un examen ocular superficial de dos fotos tomadas –según Julia– el mismo día revela que se trata de dos hostias distintas. Para alimentar el misterio, el doctor Aste Tonsmann, experto en la imagen de la Virgen de Guadalupe reconocido a escala internacional, examinó la fotografía y halló –afirma la supuesta vidente– una imagen de la Virgen bajo la cruz. ¿Dónde acaba el milagro y dónde comienza el fraude? Al parecer, no se han efectuado exámenes verdaderamente científicos que determinen que las lágrimas, la sangre y los aceites aromáticos que presumiblemente fluyen de la estatua no son fraudulentos. Incluso podría ser que, aunque en un principio fueran reales, pasaran posteriormente a ser artificialmente repetidos. De hecho, han transcurrido varios años desde la última vez que manaron. En cualquier caso, la aparición de hostias supuestamente consagradas y otros fenómenos protagonizados por la presunta vidente parecen fraudulentos a juzgar por el contenido del documental ¿Milagro o estafa?, de la televisión coreana MBC Korean Broadcasting Center.

En él se puede ver cómo en cierto momento Julia coloca rápidamente una sagrada forma que se había sacado del bolsillo en el altar de la Virgen y después se arroja literalmente sobre él. Por lo que respecta al aroma de rosas que la acompaña en ciertos momentos, el documental muestra una bolsita de plástico rota con olor a rosa que había al lado del atril del presbiterio desde donde Julia se había dirigido a los fieles. También es aromática –dicen– la orina de Julia, que, además, contiene en suspensión polvo de oro y plata. Parece que algunos la han bebido movidos por una especie de veneración a una persona santa. Julia y su entorno lo niegan.

Sanaciones con agua


El 27 de agosto de 1992 fue una fecha gloriosa para Julia, pues, según cuenta, la Virgen le mandó cavar en un enclave preciso de la colina y surgió una fuente de agua milagrosa. Crédulos procedentes de cincuenta países acuden al lugar a llenar sus botellas con un líquido que aseguran que adopta en ocasiones el color y el aroma de la leche. La propia Julia viajó a Indonesia a ungir con el agua los ojos, los oídos y las lenguas de ciegos, sordos y mudos, a quienes aseguró haber curado. Sin embargo, posteriormente se demostró que tales ciegos, sordos y mudos ya veían u oían algo. Y, según ellos mismos, no habían experimentado mejoría alguna tras la intervención de Julia. Pese a todo, la presunta vidente sostiene que en Corea ha curado milagrosamente a un cocinero con quemaduras de tercer grado en la cara. El médico afirma, por el contrario, que se trataba de una quemadura de segundo grado que se cura en dos semanas. En realidad, el agua de la fuente de la colina no es milagrosa, sino más bien un peligro para la salud: un análisis de su potabilidad revela que contiene tres veces más bacterias de lo que la normativa permite. Julio Kim replica que precisamente por eso es milagrosa y que es agua de la Virgen. Además, añade que se han tomado fotografías de las bellas formas que adopta al cristalizar, sospechosamente parecidas a las conseguidas por Masaru Emoto (MÁS ALLÁ, 214). Tampoco podían faltar en Naju fenómenos protagonizados por un sol inquieto que unas veces acompaña a una hostia que embellece el cielo, otras se muestra como una poderosa columna de luz y otras se refleja en halos concéntricos.

Estigmas dudosos

Por otra parte, Julia dice padecer dolor de útero como reflejo de los abortos que se realizan en todo el mundo, así como molestias por todo el cuerpo como eco de los sufrimientos de los enfermos. Además, en ocasiones regueros de sangre brotan aparentemente de sus ojos. Un vídeo muestra a Julia derrumbarse, transida de dolores y sufriendo unas heridas como las de Jesús camino del Calvario. Sin embargo, sus presuntas heridas muestran una especie de corte simétrico y nítido en espiral que inspira ciertas dudas. La vidente se siente corredentora al sufrir las mismas penurias de la Pasión de Cristo, que somatiza con los presuntos estigmas. Pero resulta muy sospechoso que las llagas de sus manos estén localizadas en la palma y no en el carpo, en el hueco de Destot, donde afirman los estudiosos de la crucifixión que realmente insertaron los clavos a Jesús. También resultan poco creíbles los regueros de sangre que fluyen de su frente.

Supermercado religioso

Ya no se producen milagros en Naju. No los hay porque, aunque en un principio pudieran ser ciertos, los innegables fraudes, el enriquecimiento ilícito de Julia y sus familiares, su empeño en considerarse una elegida de Dios y su negativa a someterse a la jerarquía de la Iglesia muestran a las claras que los fenómenos de Naju no vienen de Dios. Lo que sí ha sucedido es un milagro económico: el generado por el supermercado de reliquias y por la venta de vídeos, CD, libros y folletos difundiendo los mensajes –prohibidos– que supuestamente la Virgen y Jesucristo transmiten a Julia. El precio del terreno de la colina de Nuestra Señora de Naju donde se ubica la presunta fuente milagrosa ha subido de 50 € a 120.000 € por m 2 . Y las propiedades a nombre de Julia ascienden a 43 casas. Si a ellas se le suman otros bienes a nombre de su marido y de ciertos allegados, los 8.210 m2 que poseían en un principio se habían convertido en 2007 en 154.839, veinte veces más. A todo eso hay que añadir las generosas colectas de las misas y los donativos. Mientras, Julia se niega a rendir cuentas sobre sus ingresos. No va a haber más milagros porque la Iglesia ha dicho ya a través del arzobispo que parte de los supuestos mensajes de la Virgen y de Jesucristo son una copia, un plagio o citas de otros libros y que otros –los referentes al agua milagrosa o la construcción de una basílica– están basados en los relatos de otros casos de apariciones. Hace más de medio siglo, en el libro Apariciones. Ensayo crítico, el jesuita Carlos María Staehlin
advertía que las nuevas devociones salvadoras eran solo “una inútil imitación o adulteración de otras devociones ya aprobadas por la Iglesia”. Hacía notar también que las apariciones eran peligrosas y que las verdaderas videntes –como Catalina Labouré o Bernadette Soubirou–eran humildes, mantenían en secreto sus experiencias y, sobre todo, eran fieles a la Iglesia. Dado que Julia no ha mostrado humildad y ha difundido a bombo y platillo sus miráculos, a veces fraudulentos, a Roma solo le queda esperar a que ella y su movimiento regresen a la obediencia. ¿Lo harán algún día?

Sangre del cielo...sin analizar

Otro de los fenómenos que supuestamente se producen en torno a Julia Yun es la aparición inexplicable de sangre. La presunta vidente asegura que pertenece a
Cristo y que procede del cielo. En una ocasión señaló que cayó sobre su cama. Muestra un vídeo como prueba, pero no ha permitido analizarla. ¿Era su propia sangre? También sostiene que en el camino del Via Crucis que hay en la colina llovió sangre y ha colocado unos aros para protegerla de las pisadas. Tampoco ha sido analizada...

Milagro aceptado: El Cristo de Cochabamba

La presunta aparición de sangre y lágrimas en estatuas sagradas es un hecho relativamente frecuente. Uno de los casos admitidos como cierto por la Iglesia es el del Cristo de Cochabamba (MÁS ALLÁ, 220). Se trata de un busto de yeso de Jesucristo con corona de espinas del que han manado estas dos sustancias en varias ocasiones. Los sucesos han sido presenciados por testigos insobornables y varios laboratorios independientes han verificado que tales sustancias son de origen humano. Al no estar acompañados por mensajes contra la fe de la Iglesia y tras constatar que no son un fraude, el Arzobispado de Cochabamba los ha admitido como milagro.

Sombras sobre Julia Yun : Fraude, lucro, rebeldía

Sobre los supuestos milagros acontecidos en Naju se ciernen serias dudas derivadas del comportamiento de Julia Yun y sus allegados:
– Autoproclamación fraudulenta de taumaturga
– Obstaculización de las labores de análisis de los presuntos milagros
– Mercantilismo de objetos presuntamente sagrados.
– Negativa a mostrar gastos e ingresos relacionados con el culto
– Aumento de sus propiedades y registro a nombre de terceros
– Distribución de agua no potable como milagrosa
– Atribución de curaciones milagrosas al consumo de la orina de Julia
– Plagio de libros, mensajes y hechos de otras apariciones
– Posible apropiación indebida de fotos de Masaru Emoto sobre cristalización del agua
– Empleo fraudulento de aroma de aceites y rosas
– Insumisión a los reiterados avisos de las autoridades eclesiásticas
– Excomunión latae sententiae sobre ella y sus seguidores.

Los hechos: Presuntos milagros en Naju


Estos son los principales fenómenos extraordinarios que se producen supuestamente en torno a Julia Yun:

– Efusión de lágrimas, sangre, sudor y aceite aromático en una estatua de la Virgen
– Movimientos de la estatua en su hornacina
– Conversión de hostias consagradas en carne y sangre en la boca de Julia
– Hostias sangrantes
– Estigmas de la Pasión en Julia
– Materializaciones: de formas consagradas, pétalos de rosa, sangre de Jesucristo, etc.
– Curaciones milagrosas realizadas por Julia
– Fuente de agua sanadora
– Apariciones y mensajes de la Virgen y de Jesús
– Aparición de microfiguras de la Virgen de Guadalupe.
– Fenómenos solares.

2 comentarios:

  1. buenos dias, muy interesante el blog, lo acabo de descubrir. Esta entrada tiene las letras muy pequeñitas, espero que el resto del blog no sea asi porque voy a necesitar una lupa, es broma. Gracias por la informacion. Dios le bendiga

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante el artículo y sus explicaciones, lo encontré al despertar mi curiosidad el hecho de la trasformación de la Hostia Consagrada en el Cuerpo de Cristo, y allí encontré todas las otras cosas que se le adicionaban, debo reconocer que tenía absoluta ignorancia sobre este caso de Julia Kim.-

    ResponderEliminar