martes, 13 de noviembre de 2012

Niños Indigo y Cristal, realidad o ficcion?


 

Niños Índigo: ¿realidad o ficción?
Niños Índigo: ¿realidad o ficción?
Niños Índigo: ¿realidad o ficción?Ricardo Babarro, Biólogo
La influencia social de la Nueva Era no es un factor despreciable cuando se trata de envolver con su edulcorada mitología aspectos vitales de la sociedad. Recientemente ha surgido un concepto creado por parasicólogos y aprovechado por escritores de best sellers, conocido como “niños índigo", una especie de mesianismo esotérico que atribuye a estos niños la categoría de nueva raza superior, “con un alto potencial intelectual y una nueva conciencia interna” destinada ni más ni menos que a salvar el mundo “rompiendo los antiguos esquemas sociales que atan a la humanidad para lograr mediante su transformación abolir la infelicidad en la Tierra”. 
Contra toda sensatez, esta idea está despertando entusiasmo en ciertos círculos de la psicopedagogía. Grupos cada vez mayores de educadores y sicólogos infantiles se han plegado a este tipo de ideas, sin sentarse a analizar si se trata de un fenómeno científicamente comprobable, de una nueva creencia dentro del mundo de lo paranormal y espiritual, o si simplemente es un negocio más, basado en la necesidad de creer que somos especiales y en la explotación del orgullo de los padres para con sus hijos. 
ORIGEN DE LA IDEA 
El termino “índigo” fue inventado en 1982 por Nancy Ann Tappe, una parasicóloga que desarrolló un sistema para clasificar la personalidad de las personas de acuerdo a al color de su “aura”. Según ella, las auras han estado saliendo y entrando de la Tierra a través de la historia, pero las de color índigo comenzaron a aparecer en los años 1980 y su número aumenta rápidamente. 
Pero no fue sino hasta 1999 cuando apareció un libro titulado “Los Niños Índigo”, cuyos autores, Lee Carroll y Jean Tober, popularizaron la idea de una nueva generación espiritual de características especiales, destinada a mejorar el mundo. Este libro se originó sobre la base de relatos de “extraños” comportamientos por parte de niños, reportados por maestros y sicólogos que asistieron a sus seminarios. Así, describieron presuntos atributos sicológicos “poco usuales” y patrones de comportamiento “no documentados con anterioridad”. El libro no es más que una colección de ensayos y entrevistas a “expertos” en la materia, principalmente personas dedicadas la “sanación espiritual”, “canalizadores” (modernos mediums espiritistas), “terapia de ángeles” y “terapias alternativas”. 
Según los autores, los patrones de conducta distintivos de los niños índigo son:  
Llegan al mundo sintiéndose reyes, y a menudo se comportan como tales. 
Tienen la sensación de merecer estar donde están, y se sorprenden cuando los demás no la comparten. 
No tienen problemas de valoración personal, a menudo le dicen a sus padres quiénes son. 
Les cuesta aceptar la autoridad que no ofrece explicación ni alternativa. 
Se niegan a hacer ciertas cosas, como por ejemplo esperar en una fila. 
Se sienten frustrados con los sistemas ritualistas que no requieren un pensamiento creativo. 
A menudo encuentran formas mejores de hacer las cosas, tanto en la casa como en la escuela. 
Parecen ser antisociales, a menos que se encuentren con personas como ellos. 
No reaccionan ante la disciplina de la culpa. 
No son tímidos para manifestar sus necesidades. 
Es fácil darse cuenta de que todas estas características son demasiado ambiguas y comunes en niños pequeños como para definir un patrón especial, y muchas de ellas, como se verá más adelante, describen parcialmente el comportamiento de niños con Síndrome de Déficit de Atención e Hiperactividad (SDAH). Sin embargo, algunas conductas atribuidas a estos niños, que incluyen comportamiento antisocial, problemas de autoridad, egoísmo, etc., describirían fácilmente a un delincuente en potencia. Entre otras características atribuidas a los niños "índigo" se cuentan una inteligencia y creatividad superiores, sistemas inmunológicos “mejorados”, y hasta atributos paranormales. 
Todo esto señala perfectamente las peligrosas implicaciones del concepto de los niños índigo. La idea de predestinación, de vana superioridad, de libertad absoluta y falta de respeto por la sociedad, serían las consecuencias más dañinas si este enfoque llega a penetrar la sicología educativa actual. Si bien el autoritarismo excesivo es contrario a una educación adecuada, el otro extremo es tanto o más peligroso, redundando en la alienación y frustración casi segura de grandes números de estos niños, adolescentes y adultos, al descubrir que en realidad son tan ordinarios como cualquiera de nosotros. 
Sin duda, la afirmación más extraordinaria es que esta nueva “raza superior” está provista de un sistema inmunológico mucho mejor dotado, que impide que enfermen en lo absoluto. Si en efecto estos niños son una “nueva raza biológica” además de espiritual, tal sería una excelente prueba de su existencia y origen especial. 
La única mención hallada de un caso particular (aunque sin referencia bibliográfica específica) es acerca de las presuntas pruebas realizadas en una fecha que no se especifica en la Universidad de California-Los Ángeles (UCLA), donde supuestamente se expusieron células de niños índigo (tampoco se especifica qué tipo de células: piel, sangre, etc.) a virus del SIDA y células cancerígenas (no se especifica de qué tipo), “las cuales no afectaron en modo alguno las células de los infantes.” 
Ante tan trascendental descubrimiento en la historia de la medicina mundial, buscamos en la página web de la referida universidad, pero no se pudo encontrar referencia alguna relativa a este pretendido experimento, o siquiera alguna reseña sobre los niños índigo. Tampoco se encontró ninguna referencia de tan extraordinarios resultados consultando las páginas web de la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. (U.S. National Library of Medicine) y los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health), las cuales contienen referencias y resúmenes de investigaciones publicadas en 4.600 revistas biomédicas en el ámbito mundial. Un descubrimiento de esta importancia no hubiera pasado desapercibido para la comunidad médica mundial y sin duda los investigadores serían merecedores del Premio Nóbel, por lo que se puede deducir sin mayores dudas que se trata de una afirmación falsa. 
Dentro de las características sicológicas se atribuye a los niños índigo un desarrollo mental acelerado que les permite adquirir habilidades motrices antes de la edad respectiva, y por lo mismo su inteligencia es muy superior a la promedio. Adicionalmente se les atribuyen facultades extrasensoriales como clarividencia, telepatía, etc. 
Cualquier escepticismo sobre estas afirmaciones se despejaría si se realizaran pruebas estadísticas, comparando tests de inteligencia entre niños “índigo” y comunes, partiendo del supuesto de que tengan similar alimentación, cuidado paterno y educación. Habría que realizar ensayos doble ciego* en los que se encomendaría a uno o varios “iluminados” que puedan “ver las auras” para que se elija, según su criterio, un número suficiente de niños índigo. De igual manera se seleccionaría un grupo similar de niños “no índigo”. A estos dos grupos se les aplicarían tests de inteligencia y se analizarían los resultados. En ninguna fuente de información sobre niños “índigo” se menciona la realización de este tipo de sencillas pruebas; solo se hacen simples afirmaciones sustentadas en la nada. 
Con relación a las aptitudes parasicológicas, numerosos estudios científicos controlados acerca de telepatía, telequinesis, etc. han demostrado repetidamente que no se trata de fenómenos reales sino de creencias, o en la mayoría de los casos, simples fraudes. 
CONSECUENCIAS PARA LA EDUCACIÓN 
Para entender la actual popularidad de esta idea, es necesario analizar por qué se asegura que los niños que sufren de SDAH son en realidad “niños índigo”. La natural resistencia de los padres a reconocer que sus hijos puedan tener problemas neurológicos explica que algunos prefieran creer en explicaciones alternativas, sin ningún tipo de evidencia científica que las apoye, pero que les ofrezcan las respuestas que quieren escuchar: que sus hijos no tienen problemas sino que son seres especiales, procedentes de otros planos espirituales, incomprendidos por la medicina moderna. 
Además, en Estados Unidos existe actualmente una corriente de opinión contra el uso del Ritalin (medicamento utilizado desde 1950 en casos graves de hiperactividad), acicateada por promotores de terapias alternativas y defensores de la Nueva Era, quienes sostienen que los tratamientos “naturales” son más efectivos que las drogas creadas y probadas científicamente. Parece que esta histeria que rodea el uso del Ritalin se ha incrementado por la cobertura sensacionalista de algunos medios de comunicación, y eso ha hecho posible que un libro tan intrascendente como Los Niños Índigo sea tomado en serio. Simplemente escribieron lo que! muchos padres y maestros querían oír y creer, lo adornaron con auras azules y genios salvadores del mundo, y lo publicaron en el momento correcto. 
Hay peligros reales al tratar niños que sufren SDAH con ideas metafísicas y no con medicina moderna. Los infantes con este síndrome, si no son atendidos adecuadamente, con frecuencia experimentan disminuciones en su coeficiente intelectual y rendimiento académico, resultando en una alta probabilidad del uso de drogas cuando llegan a adolescentes y adultos. 
Enseñarle a los niños que son capaces y especiales puede ser positivo para su autoestima, siempre y cuando no se les inculque que son superiores a nadie. Sin embargo, muchos niños desarrollan problemas por causa de las expectativas irreales de sus padres, que los presionan y los frustran. El caso de los “niños índigo” sería lapidario. 
Tampoco hay que olvidar todas las implicaciones económicas de esta y otras creencias de la Nueva Era, que incluye seminarios, talleres de autoayuda, libros, revistas y páginas web que promocionan la idea para captar padres y educadores. Incluso existen “escuelas” con programas de educación “especial” para niños índigo (bastante costosas por cierto), basadas en esta creencia. Para colmo, en Venezuela, en mayo de 2003, la Universidad de Los Andes –a través de su Facultad de Humanidades y Educación– avaló un taller al respecto dictado por gurus de la Nueva Era, dándole “respetabilidad” al tema pero restándosela a la universidad. Si! esta es la tendencia de los educadores modernos, estamos en graves problemas. 
REFERENCIAS 
Biblioteca Nacional de Medicina e Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. http://www.nlm.nih.gov/ 
Carrol, L & Tobber, J. (2001) Los Niños Índigo. Barcelona, España. Ediciones Obelisco. 
El Club de los Niños Índigo. http://www.geocities.com/elclubdelosninosindigo/  
Índigo Kinder en español. Nuevos Niños, Nuevos Hombres. Los Niños Índigos. http://www.indigokinder.de/die_indigo_kinder_espanol.htm 
Kryon (mensajero celeste). http://www.kryon.com/ 
Psicopedagogía. Hiperactividad infantil. http://www.psicopedagogia.com/marcos.html?hiperactividad.htm 
Universidad de California-Los Ángeles. www.ucla.edu 
--------------------------------------------------------------------------------
 * Un ensayo doble ciego tiene como premisa, independientemente del diseño experimental, que ni el investigador ni el sujeto investigado conozcan aspectos del experimento que puedan alterar los resultados.
También tenemos el engaño de los llamados Niños Cristal, dizque mas avanzados:


Los niños Cristal, un fraude disfrazado de misticismo.

Eliana Pérez-Egaña 2005

Un extracto de la Revista Amérika Indigo, nº3, Noviembre de 2003, afirma lo siguiente: "Los
niños Cristal o pacificadores pueden ser erróneamente diagnosticados como: enfermedad de Asperger (una forma templada de autismo común en los EEUU dentro de la profesión de programadores, informáticos, ingenieros de sistemas). Autismo: ser percibidos por los demás como un niño desconectado...".

El síndrome de Asperger es un trastorno del espectro autista de origen neurobiológico que fue tratado por primera vez en 1944 por el pediatra vienés Hans Asperger. Este síndrome no se da específicamente en un lugar determinado de la geografía ni es exclusivo dentro de determinadas profesiones. Su reciente inclusión dentro de los manuales de psiquiatría hace que este sea un desconocido para gran parte de la sociedad y que a su vez sea utilizado por un grupo de inescrupulosos que a través de nuevas filosofías místicas se están lucrando hasta la saciedad de personas incrédulas y confundidas.


1) Factores que contribuyen a la aparición del Fenómeno de los "Niños de vibración Cristal".


El proceso de aceptación para los padres con niños afectados por Autismo o un Trastorno del espectro autista dentro del cual se sitúa el síndrome de Asperger, es largo, difícil y doloroso. Durante años, muchos de ellos han visitado a distintos profesionales de la salud en busca de respuestas que explicaran el extraño comportamiento de sus hijos. Este síndrome fue incluido por primera vez en los manuales de psiquiatría de la DSM en 1994, debido a esto, a la escasa bibliografía que hay al respecto (la mayoría en Inglés), la ausencia de profesionales capacitados y especializados en trastornos del espectro autista, la no existencia de programas educativos adaptados a las necesidades especiales de estos niños, así como la falta de apoyo, incomprensión y poca tolerancia a la que se ven sometidos no sólo la persona afectada sino su entorno familiar, condicionan y contribuyen en cierta medida la actitud que los padres adopten frente a un diagnóstico que cambia definitivamente las circunstancias de sus vidas.

La apariencia física de los niños afectados por Trastornos del Espectro Autista es bastante normal e incluso atractiva, por este motivo, en muchas ocasiones el comportamiento de estos es atribuido erróneamente a problemas de conducta, sobreprotección, engreimiento o mala educación por quienes desconocen las características tan particulares que definen la discapacidad social, así las cosas, los padres son señalados y culpabilizados de antemano por lo que le ocurre a sus hijos. Todo agravado por las repercusiones de índole social que se derivan de este problema, lo cual significa que ante los pocos gestos de afecto, la escasa tolerancia y la ausencia de apoyo, estos inician un proceso de aislamiento y dejan paulatinamente de participar en las actividades sociales de las que eran parte.
La sociedad suele ser tolerante y tener gestos comprensivos con aquello que es manifiestamente evidente, como una discapacidad física, sin embargo estas actitudes no son frecuentes con la discapacidad social.La actitud de los padres ante un diagnóstico que los enfrenta a la difícil circunstancia de reconocer que un miembro de su familia sufre una discapacidad, es lo que determina el futuro de la persona afectada. Si la actitud es positiva, los padres aceptarán el diagnóstico y tomarán decisiones adecuadas que les ayude a encontrar alternativas profesionales con el objeto de solucionar el problema, se implicarán directamente y tendrán una participación activa dentro del tratamiento que estos mismos profesionales de la salud, especializados en Trastornos del Espectro Autista apliquen a sus hijos. Del mismo modo, acudirán a asociaciones de padres de niños autistas o con síndrome de Asperger, que vienen haciendo una efectiva labor en cuanto a la mejora de la calidad de vida de las personas afectadas así como de sus familias, y que cuentan entre sus objetivos la aplicación de programas educativos adaptados a las necesidades especiales de las personas con síndrome de Asperger, así como en la capacitación de los distintos profesionales de la salud y la toma de conciencia por parte de la sociedad respecto a todo cuanto se refiere a los T.E.A.Si la actitud de los padres es negativa, la aceptación no se produce y así el niño se ve privado de obtener un tratamiento serio y adecuado cuyo objeto es la modificación de conductas disruptivas, la adquisición de habilidades sociales que le permitan enfrentar el futuro así como la adaptación, aprendizaje e integración dentro de una sociedad cada vez más exigente y en la cual necesariamente deben convivir.
Esta negación, sin lugar a dudas tiene su origen en la incapacidad de algunos padres por encontrar en lo diferente una serie de perspectivas de cara al futuro, lo cual les impide tanto tomar decisiones apropiadas como distinguir entre lo ficticio y lo real.

2) Místicos, contactados o canalizadores.


No es tarea fácil para ningún padre admitir que su hijo sufre una discapacidad, muchos no están dispuestos a enfrentar su nueva situación ya que sus expectativas respecto al futuro de éstos se han ido desvaneciendo dejándoles únicamente un sentimiento de frustración que los hace ocultar o ignorar el problema. Es entonces cuando aparecen toda clase de insensatos que se definen a sí mismos como "Místicos", "Contactados", "Canalizadores", "Guías espirituales", y que haciendo uso de su inteligencia, creatividad e imaginación diseñan y ofrecen una nueva filosofía llena de misticismo, que consigue captar la atención y convencer a aquellos padres desorientados y confusos que prefieren crédulamente aceptar cualquier otra alternativa que no sea la verdad.


Es así como nace el fenómeno de "Los niños de vibración Cristal".

Esta nueva filosofía captanciosa, ingeniosa e insensata define a los "Niños Cristal" como ángeles humanos cuya misión es pacificar al mundo y elevarlo a una dimensión mucho más humana, y los dota de una serie de atributos sobrenaturales como la sanación, clarividencia, telepatía... que nada tienen que ver con la realidad, pero si con la utilización y manipulación del dolor y la desorientación de quienes atraviesan por un proceso de aceptación largo y difícil.
Los "Místicos" o "Canalizadores" han adaptado de forma inteligente las características que definen a los niños con Trastornos del Espectro Autista, acomodándolas a sus objetivos y rodeándolas de espiritualidad para así hacerlas mucho más atractivas. Sin embargo, carecen de toda base científica, esto es, que toda la información que proporcionan en su campaña de captación carece de sustento y sólo la han obtenido a través de "Ángeles" o "entidades no encarnadas" que utilizan a estos contactados como vías de "Canalización".
En un extracto de su artículo "Madre María, Criando Cristales" (31 Julio 2003), su autor y canalizador Brian Murphy, afirma que una entidad maravillosa y no encarnada llamada "Madre María" le transmite una serie de información respecto a los niños Cristal, a fin de que sea él quien a su vez la transmita a todos los padres de niños cristales..."Gracias Brian por conectarte y darme la oportunidad de decir algunas cosas acerca de criar a los nuevos niños, los niños cristal... Siendo una madre, tal vez la primera madre del primer cristal del que se haya tenido noticia, siento que tengo alguna comprensión que ayudará a los padres de los nuevos niños a criarlos sin el agravante que pondrá a esos niños en riesgo psicológico. No deseo crear perspectivas atemorizantes con estas palabras, pero existe un riesgo real de que esto ocurra si vuestro entendimiento no está elevado hacia sus necesidades especiales... Los Cristal han elegido a sus padres sabiamente, y solo nacerán en familias que sepan lidiar con ellos y nutrirlos."
En conclusión, la entidad llamada "Madre María" y siempre a través de su canalizador, utiliza e instrumentaliza conceptos como "Daño psicológico" o "Necesidades especiales" que paulatinamente van consiguiendo sus objetivos... Es importante resaltar que estos místicos alimentan de alguna manera el ego y orgullo de quienes necesitan y prefieren decir que sus hijos son Seres especiales o sobrenaturales que los han elegido libre, voluntaria y privilegiadamente entre otros muchos padres, antes que aceptar desde el amor, la valentía y la serenidad que estos sufren algún tipo de discapacidad.
En un extracto del artículo "Niños de Gracia" (Copyright 2002), Steve Rother, otro canalizador, describe lo siguiente: "El Grupo fue el primero en identificar y nombrar la Vibración Cristal en una canalización en la que mencionaron sus atributos y dijeron: si usted quiere que el mundo sea seguro para ellos... el mes de noviembre de 1998 El Grupo profundizó más la información sobre la vibración cristal en una canalización en vivo... información que mas tarde apareció en el capítulo Niños de Vibración Cristal de nuestro libro MANUAL PARA LA EVOLUCIÓN HUMANA, que fue publicado en 2002. En esta ocasión, El Grupo proporcionó más detalles sobre ellos y de pronto debo decir que pensé que estaban hablando de los niños ÍNDIGO. Sin embargo, rápidamente pensé que estos niños tienen atributos diferentes".
En conclusión, podemos observar que la entidad llamada El Grupo es la que proporciona información sobre el fenómeno Cristal a través de su canalizador que es quien se ocupa de escribir libros y artículos que posteriormente adquirirán sus crédulos seguidores, así como a ofrecer a estos toda clase de terapias alternativas que desarrollen las supuestas habilidades sobrenaturales y espirituales de estos niños y de sus padres.
En la década de 1990 apareció el fenómeno de los niños índigo, que no son otra cosa que niños diagnosticados con un trastorno de hiperactividad, pero cuyas características emplearon y utilizaron los mismos místicos con idéntica finalidad con la que ahora se ha creado a los niños cristal.
Isabel Stelling, en un extracto de su artículo "Krion y los niños índigo"(Agosto 2001), menciona que "Gran parte de la información acerca de los niños índigo fue transmitida por una entidad nunca encarnada en la tierra que se llama Krion... Todos los mensajes de Krion comienzan diciendo: Yo soy Krion, del servicio magnético."Esto es, que distintos canalizadores se disputan la "Exclusiva" o "Primicia" que brindan distintas entidades, llámense Madre María, El Grupo o Krion (el del servicio magnético) sobre los niños cristal. Este último hace referencia a que los niños cristal son una subcategoría de los índigo, que aparecieron con anterioridad en el mundo para así facilitarles el camino.

3) Características del Síndrome de Asperger adaptadas al fenómeno de los niños cristal.


Sharyl Jackson, una antigua maestra de escuela actualmente dedicada a dirigir un grupo de meditación semanal, afirma en un extracto de su artículo "Los atributos de un niño cristal", en Children of the new earth, 2002.Col 2, nº1, lo siguiente: "
Me preguntaba cómo serían etiquetados los cristales, así que comencé a observar. Lo que comencé a escuchar fue la palabra AUTISTA. Ahora estoy convencida de que veremos un drástico aumento en el número de niños autistas. En realidad, estos son niños cristal, que son tan sensibles, tan vulnerables al mundo que los rodea, que se vuelven hacia dentro, se desconectan lo mejor que pueden para sobrevivir en un mundo en el que todavía no encajan... Los niños Cristal son extremadamente sensibles a todo el medio ambiente que les rodea: sonidos, colores, emociones negativas en otros, olores, comida, la textura de la ropa, violencia y dolor de otros, conciencia de grupo, llamas solares...".
La autora de éste artículo que sirve para convencer a algunos padres de que ciertas características que aprecian en sus hijos, son parte del fenómeno Cristal, han sido debidamente adaptadas a una filosofía espiritual que bajo ningún concepto se encuentran asociadas a las causas que la originan.
En la actualidad se tiene conocimiento que los niños autistas o con síndrome de Asperger son especialmente sensibles a determinados sonidos, así como a algunas formas de contacto."Cerca de un 40% de niños con autismo tienen alguna anormalidad de la sensibilidad sensorial. Uno o varios sistemas sensoriales están afectados de manera que las sensaciones ordinarias son percibidas como insoportablemente intensas. La mera anticipación de la experiencia puede conducir a una ansiedad o pánico intenso". (Tony Attwood, Paidós 2002, el síndrome de Asperger).
Efectivamente, la sensibilidad especial que tienen los niños afectados por T.E.A no se debe a un exceso de energía que refractan en sus propios cuerpos ni a atributos paranormales y sobrenaturales que lo convierten en un ser especial. Sus miedos incluyen diversos sonidos de distinta frecuencia como secadoras de pelo, petardos, globos, maquinillas de cortar el pelo, aspiradoras, electrodomésticos, maquinaria industrial, el ladrido de un perro, etc.
A medida que el niño se hace mayor ésta sensibilidad va disminuyendo de forma gradual, pues aprenden a controlar su tolerancia respecto a ellos centrando su atención en otro objetivo o actividad. Exponerlo bruscamente a sonidos creyendo que así el problema se solucionará o que aprenderá la lección, nunca dará buenos resultados, si lo hará la exposición progresiva que le permita aprender a controlar sus temores.
Del mismo modo, estos niños tienen una alta sensibilidad en algunas partes de su cuerpo, especialmente en la cabeza, el cuello y las manos. Por este motivo prefieren usar ropas holgadas que no rocen continuamente con su piel. En ocasiones, los padres no entienden porqué sus hijos reaccionan con manifestaciones de malestar o pánico ante cualquier sonido o contacto (como por ejemplo, les desagrada que les corten el pelo tanto por el sonido de la maquinilla eléctrica así como por el contacto de esta con su piel) y no encuentran respuestas adecuadas que les permitan entender qué es lo que ocurre y porqué. Sólo un diagnóstico adecuado en T.E.A puede proporcionárselas y en ocasiones, este llega demasiado tarde con una sensación de culpa y abandono que facilitan la labor de captación de quienes de forma inescrupulosa manipulan el dolor humano creando filosofías como la de los "Niños Índigo" o "Los niños Cristal".Los niños con síndrome de Asperger son sensibles a determinados tipos de textura, por este motivo se niegan a incorporar a su dieta distintos alimentos, sobre todo si estos están mezclados en sus sabores y colores.
Del mismo modo, estos niños tienen unas rutinas invariables que en ocasiones se niegan a modificar debido a su rigidez, pues la secuencia repetitiva de horarios, acciones, secuencias es justamente lo que les proporciona la seguridad que tanto demandan. Ellos se resisten a cualquier cambio imprevisto y prefieren comer casi siempre lo mismo, de la misma forma y con el mismo aspecto. Un entrenamiento y preparación adecuados pueden ayudarles a incorporar dentro de su dieta nuevos alimentos. Si anticipamos cambios y les animamos a probar, nuestra actitud les motivará a no ser tan rígidos y estrictos. Esto no significa que sean alérgicos o que requieran de una alimentación especial. Es su miedo lo imprevisible lo que hace que se nieguen a variar su alimentación y no otros factores externos y espirituales los que condicionan esta peculiar característica.
Las personas afectadas por el síndrome de Asperger son sumamente ingenuas y por lo tanto, vulnerables, esto se debe a que la interpretación que hacen del lenguaje es estrictamente literal, a que no saben interpretar correctamente las intenciones de los demás así como sus propias emociones y a que desconocen los códigos de conducta social. En un lenguaje sencillo, esto significa que ignoran que las palabras tienen distintos y variados significados, así como que existen significados implícitos que las personas debemos deducir a través de gestos, miradas... a esto se le conoce como señales de comunicación no verbal, esto es, cuando mantenemos una conversación, por lo general, miramos el rostro de nuestro interlocutor, pues así estaremos obteniendo información respecto a sus emociones, pensamientos, sentimientos, estados de ánimo e intenciones... esto no sucede con los niños con síndrome de Asperger, debido a que poseen un escaso contacto visual. Por tanto, necesitan conocer la importancia de mirar el rostro de su interlocutor mientras hablan para así descubrir una serie de pautas que de otra manera no obtendrán.
Así las cosas, el niño con síndrome de Asperger no comprende bromas, ironías, sutilezas, metáforas, mentiras o engaños, lo cual les da una apariencia de ingenuidad y los hace especialmente vulnerables ante otros niños que advierten rápidamente este déficit, convirtiéndolos en blanco perfecto de su diversión a través de bromas, engaños, trampas e incluso utilizándoles para hacer cosas que ellos mismos no se atreven a hacer por temor a ser reprendidos o castigados, y que el niño con Síndrome de Asperger llevará a cabo sin cuestionarse lo correcto o incorrecto de su acción porque no posee la capacidad innata de diferenciar una acción apropiada de otra que no lo es.Es necesario que el niño afectado por el Síndrome de Asperger, aprenda desde la teoría esto es, como una asignatura más, lo que cualquier otro niño aprende de forma instintiva a medida que crece. A esto se le conoce como conducta social, y dentro de ella están la cortesía y las reglas de conducta que regulan la convivencia dentro de una sociedad.
En ocasiones, quienes desconocen las peculiaridades de este síndrome, insisten en su apreciación respecto a que la conducta de los niños afectados es producto de la mala educación que han recibido de sus padres o a la ausencia de disciplina... apreciación incorrecta si consideramos que estos niños no son intencionalmente descorteses o mal educados, sino que desconocen el efecto que tendrá su conducta (acciones o palabras) en los demás. El comportamiento de las personas, lo que dicen o lo que hacen siempre tienen el efecto de agradar o desagradar, halagar o herir... estas consecuencias son desconocidas para las personas afectadas por T.E.A, quienes deben aprender desde la teoría que a través de sus palabras o acciones pueden estar hiriendo la suceptibilidad o sentimientos de otras personas y que hay algunas cosas que nos e deben decir aún cuando estas sean verdaderas, por empatía, cortesía o buena educación.El niño afectado desea tener amigos y relacionarse, aún así muchas veces no comprende la cortesía, puesto que para ellos esta es solo una forma educada de MENTIR, pues no se corresponde con la realidad. Sin embargo son la cortesía y la empatía las que conducen a las personas a establecer relaciones o vínculos correctos de amistad. De ahí que muchos niños con síndrome de Asperger vean reducidas sus relaciones de amistad y con frecuencia estén solos, puesto que desconocen las maneras apropiadas de relacionarse con sus iguales. No obstante, son capaces de aprenderlas, intelectualizarlas y aplicarlas en situaciones reales, si están dispuestos a seguir programas impartidos por verdaderos profesionales especialistas en T.E.A y que están dirigidos a la adquisición de habilidades sociales.Por lo tanto, estas especiales dificultades que van siendo subsanadas y tratadas a lo largo de la vida de las personas afectadas por el síndrome de Asperger, son empleadas por distintos canalizadores que las adecuan a su propia filosofía.
Sharyl Jackson, en su artículo "Los atributos de un niño Cristal" (children of the new earth), enfatiza que: "Los niños Cristal necesitan tiempo a solas, no viven bien en grupos, ya que pocos comprenden su necesidad de soledad, equilibrio y profunda tranquilidad."
Desde luego, esta canalizadora desconoce que los niños con Síndrome de Asperger desean relacionarse, pero en ocasiones y después de varios intentos fallidos por conseguir amigos, se resignan y aprenden a vivir con su inmensa soledad. Para paliar este gran problema no solo hace falta la adquisición de habilidades sociales que les permitan establecer relaciones de amistad, sino también que los padres eduquen a sus hijos en el respeto a valores, la tolerancia y solidaridad respecto a lo diferente. Ser constantemente objeto de burlas, humillaciones, bromas despiadadas o al ridículo, consigue que el niño afectado decida aceptar su soledad como parte inherente de su vida, pero esta circunstancia no está asociada a una exclusiva necesidad de soledad.
Para integrarse en grupos, los niños con T.E.A no solo requieren un proceso de aprendizaje de reglas de juego en equipo, pues aunque deseen ser parte integrante de un grupo, no se sienten parte de este y por lo tanto no les interesan los deportes competitivos, sino de los gestos y actitudes comprensivas que son indispensables para motivar a cualquier persona que sufre una discapacidad y que merece ser tratada con el mismo respeto que cualquier otra. Así como un sistema educativo que les proporcione pautas y programas adaptados a sus necesidades especiales, sus dificultades motrices, especialmente al escribir... la necesaria capacitación e información que debe impartirse a los docentes o profesores por parte de las Consejerías de Educación de cada Comunidad autónoma con el objeto de que éstos puedan desempeñar su labor docente de forma eficaz y ofreciendo al niño un proceso de escolarización adecuado.
El colmo del absurdo podemos encontrarlo en un extracto del artículo "¿Índigo o Cristal?" de la Revista Amérika Índigo, nº 3, noviembre 2003, en el cual se afirma lo siguiente: "Los niños Cristal pueden hablar tardíamente, en general porque le toma un tiempo darse cuenta- o que alguien le explique- que los adultos en general no entienden la comunicación telepática que tiene tendencia a utilizar innatamente".
Tony Attwood, en su libro "El Síndrome de Asperger" (Ed. Paidós 2002) describe que "La investigación nos indica que el 50% de los niños con Síndrome de Asperger tienen un retraso en el desarrollo del lenguaje, pero normalmente a la edad de cinco años son capaces de hablar con fluidez". Efectivamente, muchos niños con síndrome de Asperger tienen un retraso en adquirir el lenguaje, pero es obvio que este retraso no es ocasionado por atributos telepáticos o porque el niño desconozca que las personas que integran su entorno no se comunican como lo hace él, esto es, telepáticamente. Incluso, en un exceso de atrevimiento los místicos llegan a afirmar que los padres de niños Cristal pueden comunicarse perfectamente con sus hijos a través del pensamiento, apreciación absolutamente falsa.
Mi experiencia como madre de un niño con síndrome de Asperger me permite afirmar que mi hijo no adquirió el lenguaje hasta los seis años de edad, y que en la etapa anterior a que lo hiciera entendí sus demandas guiándome por la experiencia diaria, la convivencia, la observación y por las necesidades que todos los niños tengan o no el síndrome de Asperger deben tener cubiertas, tales como hambre, sed, higiene, etc., pero jamás a haber entablado algún tipo de comunicación excepcional como la telepatía. El retraso en la adquisición del lenguaje del niño con un T.E.A se debe especialmente a sus dificultades con la Semántica, esto es, que no reconoce que las palabras poseen distintos y variados significados, como en sus dificultades pragmáticas, esto es, que no saben cómo aplicar el lenguaje dentro de un contexto social. Cuando el niño adquiere el lenguaje, este adopta formas idiosincráticas que no emplean otros niños, sin embargo no podemos atribuir estas características a una "Sabiduría excepcional de ángeles humanos que vienen al mundo con el objeto de pacificarlo y elevarlo a una dimensión mas humana y sabia", pues en ocasiones ignoran el significado de las palabras que emplean. Por lo general aprenden a leer y a escribir solos, lo cual puede confundir a los padres, no obstante esto tiene una explicación que no es otra que la memorización de inmensas cantidades de palabras que posteriormente les sirven como código para descifrar la lectura. A esto se le conoce como Hiperlexia, que es una elevada capacidad para reconocer palabras, no así su significado. ConsecuenciasEl fenómeno de nuevas filosofías místicas como la de los niños cristal, tiene peligrosas consecuencias psicológicas, educativas, sanitarias y emocionales tanto para los niños a quienes se asigna esta insensata definición así como para sus familias.
A largo plazo, los padres descubren que sus expectativas respecto a las dotes místicas de estos niños se ven frustradas y de improviso, toman contacto con una realidad a la cual difícilmente se sobrepondrán, pues han perdido un tiempo valiosísimo nutriendo a personas inescrupulosas que se han lucrado de ellos disfrazando sus verdaderas intenciones de "buenos propósitos espirituales" y ofreciéndoles todo tipo de terapias alternativas, libros, artículos, talleres, programas de aprendizaje de telepatía, canalizaciones espirituales, colorterapia, flores, colonias y un sin fin de absurdos... han utilizado su dolor para canalizarlo en su propio beneficio.
Los padres de niños afectados por T.E.A. estamos obligados a llevar a cabo una efectiva labor de información y concienciación por y para la sociedad en todo cuanto se refiere al Síndrome de Asperger, pues sólo así estaremos evitando que personas sin ninguna clase de escrúpulos manipulen el proceso de aceptación y las circunstancias por las que necesariamente debemos atravesar antes y después de un diagnóstico. Distintas asociaciones de padres de niños autistas y con Síndrome de Asperger trabajan activamente en este sentido y proporcionan información y apoyo a las familias afectadas.La perspectiva que tanto la sociedad en general como algunos padres de niños con T.E.A tienen en la actualidad, debe ser modificada en pro de una actitud tolerante y unas proyecciones diferentes, originales, pero igualmente positivas que se encuentran dentro de una manera fascinante de ver y entender el mundo.

Bibliografía-

El síndrome de Asperger, Ed Paidós, 2002, Tony Attwood.
- ¿ Indigo o Cristal? ( Revista Amérika indigo, nº 3, diciembre de 2003)
- Krion y los Niños Índigo, Isabel Stelling, agosto 2001.
- Niños de gracia. Copyright 2002, Steve Rother. htpp://www.lightworker.com/becanos/
- Criando Cristales, Madre María, 31 julio 2003, Brian Murphy (ver página portaldimensional.com)
- Los atributos de un niño Cristal, Sheryl Jackson (Children of the new earth)
- Información básica para padres de niños Índigo y Cristal, Celia Fenn. htpp://www.starchild.co.za Edición Cultivando el espíritu

1 comentario:

  1. Su página genial para dar a conocer la fe católica. Dios les bendiga.

    ResponderEliminar